Márcate unos objetivos de escritura al mes y organiza tus metas y logros con un Bullet Journal.

A la hora de escribir me gusta ser organizado y ponerme una metas mensuales para que no se  apodere de mi la temida procrastinación. Para ello he elaborado un Bullet Journal  de escritura en el que, mes a mes, voy marcando mis objetivos y voy anotando mis logros.

Lo organizo de la siguiente manera:

En una primera página coloco una columna con todos los días del mes en curso y al lado voy anotando las palabras que escribo cada día. De esta forma voy llevando el control diario y voy haciendo un sumatorio total.

En una segunda página organizo los objetivos concretos que me marco para ese mes (no más de tres para centrarme en ellos y no perderme). Indico también las palabras que llevaba ya acumuladas del mes anterior de mi proyecto y elaboro un plan semanal de objetivos de escritura. De esta forma puedo ir comprobando las semanas que son más productivas.

No todos los meses son iguales de prolíficos, ni todas las semanas se puede sacar todo el tiempo que uno desea para escribir, por lo que de esta manera voy haciéndome una idea de cuanto tiempo he dedicado a escribir, cuantas palabras he escrito, y me obligo a apretarme si he tenido alguna semana menos activa. Al final siempre consigo compensar unas semanas con otras y llego al objetivo que me he propuesto ese mes.

El propósito final de esta técnica es no abandonar la rutina de escribir. De generar una disciplina para llegar a una meta marcada a largo plazo, realista y razonable, para que no genere el efecto contrario si comprobamos que no vamos a ser capaces de llegar.

Yo me he propuesto un reto mensual de diez mil palabras al mes, divididas en cuatro semanas (unas 500 palabras al día, cinco días a la semana). Con este plan no es difícil conseguir escribir una novela en un año. Estamos hablando de tiempo real de escritura, pero por supuesto hay que dedicar otra buena parte de nuestro tiempo para organizar, documentarnos y superar posibles bloqueos.

Para un escritor novel como yo, que tiene que compaginar la escritura con el trabajo, la familia y todas las vicisitudes de la vida,  es un reto bastante razonable y que no llega a agobiar. Si pones empeño, ganas y disciplina de trabajo, se puede superar en menos tiempo. Lo importante es que, durante el tiempo de escritura estés disfrutando y que si tienes que parar sea porque te lo demandan otras actividades ineludibles.

Espero que mi experiencia con esta técnica te haya servido de inspiración o revulsivo y que ya no haya excusas para que organices y desarrolles esa gran idea que tienes en la cabeza y que necesitas compartir con el mundo.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: